rorrmi

Esta batalla, que quiere terminar venciéndome, lucho contra ti que no me dejas descansar, lucho contra tu inmensa fuerza que pone mis rodillas a temblar y ahoga mis mejillas, sofoca todo lo que ve, esta batalla que me das día con día, mis pensamientos se retuercen entre tu eco y mi eco.

Hay algo mal en el aire, el tiempo, el día, la mente… hay algo mal en ti. Nadie lo ve, nadie lo siente, nadie lo entiende… que detrás de estos ojos húmedos estamos tú y yo en guerra. Hoy más que nunca necesito unas cálidas manos en mi hombro… un suave susurro que puede calmarme aún en silencio. Arrojaré una piedra al estanque, me refugiaré en mi caparazón y cerraré los ojos hasta que todo pase.

Gracias por compartir este momento.
Adriana.